Close
Exit

Puede que esta sea la noticia más relevante en nuestros nueve años de historia como Fundación. Saber que la ciencia demuestra que la leucemia infantil se puede prevenir es un motivo para que la chispa de la esperanza prenda en miles de familias.

Fue hace tres años cuando dos de los investigadores más importantes de nuestro país, Isidro Sánchez García y Manuel Ramírez Orellana, nos contaron que tenían una hipótesis de trabajo que podría cambiar la perspectiva de la investigación de la leucemia infantil: la identificación y análisis funcional de mutaciones germinales y somáticas de niños afectados por leucemia infantil podrían dar a conocer la predisposición a la leucemia linfoblástica aguda para poder prevenir la enfermedad.

En ese momento, Unoentrecienmil se planteaba la posibilidad de hacer una inversión mucho mayor de la que se había hecho hasta el momento. Habíamos hecho un estudio de las distintas perspectivas de la investigación de la leucemia infantil en España; una reunión con los mejores investigadores del momento nos ponía en los distintos escenarios que necesitan investigarse para curar la leucemia infantil: prevención, toxicidad, recaídas y nuevas terapias.

En este contexto, enviamos la propuesta de Isidro Sánchez García y de Manuel Ramírez Orellana a la Agencia Estatal de Investigación para que pudiera ser evaluada por sus expertos, y pedimos opinión al Dr. Mel Greaves, que en 2018 publicó en la Nature Reviews Cancer el artículo con la hipótesis de que la leucemia infantil era una enfermedad que tenía una predisposición genética y que se desarrolla en contextos de exposición a determinadas infecciones.

Todas las consultas daban por buena la inversión prevista: 540.000 euros para poder encontrar la causa genética de la leucemia infantil.

En ese momento, pusimos en marcha la presentación de esta maravillosa promesa, en un estudio nunca antes soñado. Y el 29 de enero de 2020 presentábamos el Proyecto Cunina en el Hospital Niño Jesús de Madrid, ante más de 30 medios de comunicación. Cunina, la diosa romana que cuidaba a los bebés en la cuna. Abrazando a nuestros niños y niñas en un arrullo de esperanza.

cunina
Presentación a medios del proyecto cunina para prevenir la leucemia infantil

HOY CAMBIA TODO

Hoy, 8 de febrero de 2022, dos años después de aquel momento, los resultados de estas investigaciones han sido publicados en la prestigiosa revista Cancer Research, una revista de la American Association for Cancer Research. En este paper se da a conocer que el grupo dirigido por Isidro Sánchez-García, investigador del CSIC, junto el grupo dirigido por la Dra. Kim Nichols del St. Jude Children’s Research Hospital (Memphis, TN, USA) y el grupo dirigido por el Dr. Andreas Weiss en Novartis Institutes for BioMedical Research (Basel, Switzerland), han proporcionado la primera evidencia, in vivo, de que el tratamiento temporal con el fármaco ruxolitinib previene que ratones con predisposición a desarrollar leucemia aguda de células B desarrollen dicha enfermedad.

Isidro Sánchez-García, Centro de Investigación del Cáncer (CIC-IBMCC) en la Universidad de Salamanca.

UNA VISIÓN HUMANA

Cuando hablamos con los investigadores que nos acompañan en este sueño de la curación plena de la leucemia infantil, encontramos siempre unas características comunes: deseo de mejorar la calidad de vida de los pacientes pediátricos, satisfacción por el trabajo bien hecho, humildad, orgullo por su equipo de trabajo…

Pero cuando hablamos con las familias que tienen un hijo con leucemia infantil y les contamos la posibilidad de que la leucemia infantil se puede prevenir, lo que encontramos son sentimientos muy potentes, motores rotundos para seguir y no rendirnos nunca. Porque ellos, los niños y niñas, las familias, los que realmente necesitan saber que esta enfermedad terrible puede que no tenga que suceder en el futuro. Que quizá en los próximos años, conforme avance la investigación, no tengamos que contar que un pequeño ha fallecido por la leucemia infantil. Que las madres y padres que tienen un bebé, con el futuro y toda la vida por delante, jamás deban sentir el miedo a la enfermedad.

Hemos hablado estos días con madres de niños supervivientes a una leucemia, para contarles lo que hoy os contamos: se abre una nueva vía de esperanza, la que nos dice que en un futuro no tan lejano, la leucemia infantil se puede prevenir.

Y nos quedamos con dos cosas: la emoción agradecida por el futuro de todos los niños, y la alegría de saber que vamos por buen camino.

ACCEDE AQUÍ AL ARTÍCULO EN LA CANCER RESEARCH

Go top