Hoy sí que nos toca reir… y a lo grande.

El jueves de la semana pasada recibí una llamada de esas que te marcan para siempre.

E: Jose, soy Elías. Que te llamaba porque te lo quería decir personalmente a ti por teléfono. Por todo lo que significais. Por vuestra situación, lo que compartimos. Por lo que hemos compartido. Por todo, quería decírtelo, decírsoslo antes de publicarlo o contárselo a nadie más…   

J: (Nudo en la garganta) 

E: que hoy, me han puesto el último pinchazo. ¡Acabé!. ¡Se acabó! Fin al tratamiento… ¡¡Que los siguientes sois vosotros!!  

J: Lagrimas contenidas, incontenidas, no se lo que dije sin gallos y mucho menos con ellos en la voz… 

Bufff…. Pocas llamadas de teléfono en mi vida recordaré tan relevantes para mi como esta. Lo que significó y significa no es grande, es lo siguiente.

Acordarme de todo lo que ha sido encontrarme a Elías en este camino significa mucho. Conocerle a él ha sido de lo más grande que nos ha pasado en estos dos años. Saber lo que ha pasado, lo que ha vivido, lo que hemos compartido con él… Haber encontrado a alguien que compartía conmigo lo que siempre he tratado de hacer en este blog: transformar en positivo esta experiencia, esta carrera, este día a día…

Lo que nos ha enseñado, lo que nos hemos llegado a entender… Saber dónde estaba su madre, su padre, su hermano, por lo que han podido llegar a pasar… entenderle a él y a ellos al mismo tiempo…

Me alegro tanto, tanto, tanto, por él, por los suyos, por todos los que puedan ver este post, o su post donde lo cuenta, o su blog, y ver que todo tiene un final, que todo llega…

Todo esto, es demasiado concentrado para resumirlo no sólo en palabras, sino también en sentimientos sin que, incluso habiendo pasado dos semanas desde aquella conversaciónn, se me siga formando un nudo en la garganta y los ojos se me inunden y me desenfoquen la pantalla del ordenador.

Te queremos Elías. Enhorabuena por haber llegado. Gracias por haberte cruzado en nuestras vidas. Gracias por habernos dado todos los días más aquís y más ahoras.

5 respuesta a “Hoy sí que nos toca reir… y a lo grande.”

  1. Gracias por invadir con vuestra actitud positiva el día a día de todos los que tenemos la suerte de contagiarnos. Estáis cambiando el mundo, consiguiendo que circule una corriente de energía positiva que hace la vida más bella. Saboreando todo lo bueno.
    Me alegro muchísimo Elías!
    Espero ansiosa el post que nos informe del fin del tratamiento de nuestro principito de 5 años. Porque un día mas es un día menos

Responder a Mo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *