Detrás del arcoíris.

Hoy hemos ido a ver el musical del Mago de Oz y he visto nuestro camino de baldosas amarillas. Ese que nos lleva a un reino donde los sueños se hacen realidad.

Nuestro camino de baldosas amarillas lleva a la reconciliación con nuestro yo interior y todo el rencor que guardamos dentro por lo que nos ha ocurrido o le ocurre a gente querida que vamos conociendo a nuestro alrededor. Lleva a encontrar el corazón que se nos cayó por el camino. Lleva a conseguir el valor para mantenernos de pie pese al riesgo de recaer.

Nuestro camino de baldosas amarillas lleva a un reino donde las risas lo regentan. Donde las brujas y los fantasmas de las sombras se disuelven envueltos en confitura de fresa.

Nuestro camino de baldosas amarillas lleva a un salón de baile donde Eva yo bailamos en un sin fin “Heaven, I´m in heaven” cantada por Fred Astaire, mientras una niña risueña con coletas no para de dar saltos alrededor y un querubín con rizos rubios se mete entre nuestras piernas bloqueando nuestros giros.

Nuestro camino de baldosas amarillas tiene dientes de león que vuelan con mensajes de alegría y esperanza al resto del planeta.

Nuestro camino de baldosas amarillas, termina en un lugar donde Guzmán crece sin volver a estar enfermo, en el que Hugo está curado después del transplante que espera, mientras los dos juegan en un parque con toboganes de purpurina junto a Kike, Unai, Miguel, Alex… Lucas, Leo… completamente recuperados y en el que los Pelones, Elías, Ainara, Maricarmen… más sanos y felices que una perdiz, con Janire a la cabeza saltan y bailan al ritmo de la vida de coldplay y en el que Miguel se hace mayor y mayor ante la mirada de Mónica y Dimas.

Nuestro camino de baldosas amarillas lleva a un lugar en el que quienes esperan un trasplante de médula lo han conseguido gracias a que este país le haya dado la vuelta a la estadística actual y a que un día el sistema nacional de transplante de médula cambió por un modelo mejor.

Nuestro camino de baldosas amarillas lleva a un reino en el que las injusticias, las preocupaciones, las crisis, los temores, los miedos, las insatisfacciones… se deshacen como si fueran mantequilla.

Pero lo mejor y la mayor alegría de ese camino de baldosas amarillas no es la felicidad que se adentra en los poros cuando uno llega, sino la cantidad de gente que vamos conociendo y a la que uno se abraza mientras seguimos avanzando a nuestro reino de Oz.

11 respuesta a “Detrás del arcoíris.”

  1. tengo un nudo en la garganta todavia… aaayyy, que bien has descrito ese momento dulce en el que estais ahora y que tanto ha costado consegir, y que ejemplo das ademas acordándote de todos los que tienes a tu al rededor.

    ojalá ese camino sea siempre así como lo describes!!

    Martina y Guzmán llegarán lejos, porque tienen dos grandes ejemplos que imitar… sois grandes!!

  2. Preciosa forma de describir tu camino. Yo veo el mío, el de mi familia, el de mi Sol, cada vez más nítido y más amarillo (su color favorito desde que nació) pero hoy por hoy sigo siendo más parecida al hombre de hojalata, sin corazón. Eso sí, tambièn bailo , mal, pero bailo.
    Besos de mermelada

    Lou

  3. Bonito texto y preciosas reflexiones, Jose. Supongo que todos tenemos nuestro propio camino de baldosas amarillas por recorrer. Y siempre es mucho mejor recorrerlo de la mano de otros, cantando y bailando si es posible. De la mano de gente conocida y de los que nos vamos encontrando por el camino, como Dorothy, que se van convirtiendo en seres importantes para nosotros.
    Así que a seguir el camino todos juntos, que cada vez quedan ya menos baldosas amarillas….

  4. Precioso!!!! Quiero estar por aquí cuando nos conteis que ese camino de baldosas amarillas ha sido largo pero bien andado, y que, efectivamente, bailais y todos os bloquean riendo y saltando alrededor.
    ¿Sabes que inicio cada lunes leyéndoos y que hacéis que me emocione y vea que la vida está llena de banalidades, y que lo realmente importante lo tenemos delante de las narices?
    Gracias <3

  5. Qué bonito Jose!!!! es increíble la cantidad de personas alucinantes que gracias a vosotros estamos conociendo!! Gracias por dejar acompañaros en este camino de baldosas, y abrirnos vuestros corazones!! Mucha energía positiva!!!!! Muchos besos a todos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *