Regalo sorpresa

Ayer fue mi cumpleaños. Y, como empieza a ser costumbre en los últimos años, organicé una salida de fin de semana al campo con todos nuestros amigos y sus peques. En resumen, 29 –que se dice pronto. Habíamos reservado una casa en la sierra, a casi dos horas de viaje, y el viernes nos fuimos nosotros cuatro para dormir allí. Despertamos en un entorno maravilloso y los buenos días llegaron rellenos de risas y alegría con Martina y Guzmán saltando y jugando. Y poco después empezaron a llegar todos nuestros amigos, qué alegría nos dio volver a vernos a todos.

Pero justo antes de comer el destino me tenía reservado un cambio de guión inesperado. A Guzmán le subió la febrícula, que se convirtió en fiebre: de 38,5 º pasó a 39 º en media hora. Se quedó dormido. Llamamos al hospital y nos dijeron que teníamos que ir. Había que ver que no estuviera neutropénico, si fuera así el antibiótico tendrían que dárselo endovenoso y nos quedaríamos ingresados. Si los neutrófilos estuvieran bien, formaría parte del proceso de lucha contra la laringitis.

Así que con actitud resignada comimos, cantamos cumpleaños “feliz”, soplé las velas y nos fuimos. En ese rato me dio tiempo a convertir la resignación en optimismo o al menos pseudoptimismo: “peor hubiera sido que nos pasase en vacaciones”, “al menos estamos cerca”, “son gajes del oficio”, “seguro que todo está ok”…

La despedida de esa hora, hora y media que pasamos con nuestros amigos en total fue, recordándola, una mezcla de tristeza inoportuna y cierta comicidad. A más de uno parecía que le animábamos nosotros: “Arriba ese ánimo”, “Seguro que no es nada”, “Que lo celebréis fenomenal!!”… En cierta medida es lógico, desde fuera el titular de Guzmán sigue siendo “Leucemia” y para nosotros, por suerte, cada día más, es “Normalidad”.

El camino de vuelta se nos hizo corto. Recuerdo un “¿Cómo estás, Eva?” y una respuesta a la altura, entre risas: “Bien, ¡¡porque me da la gana!!”

Llegamos al hospi, estaba Lina, nuestra siempre cariñosa Lina. Al peque le hicieron la analítica de control y un análisis de mocos por si tuviese algún virus.
Recuerdo que fue en el hospital entre mensajes de felicitaciones en Facebook o por sms, llamadas, y consecuentes explicaciones de “No, no estamos en el campo…”, cuando me dio el bajón… pero también hay que ser humano y permitírselo. Una visita a la cafetería y a seguir al pie del cañón.

Un par de horas después llegó Lina a ese box 19 y nos dijo: “Está bien. Tiene… 8.500 neutrófilos”. 

No me pareció escuchar bien “¿¿Qué??, ¿¿8.500??, pero si no tiene eso desde hace más de un año”. El rango normal es estar entre 2.300 y 7.800; siempre habíamos estado por debajo, por la lógica de un niño recibiendo quimioterapia, con lo que no entendía nada de nada.

“Sí, eso significa que está bien. Que tenga 8.500 significa que su médula está sana, como la de un niño normal. Que su cuerpo está combatiendo contra la infección que tiene, como un niño normal. Y cuando es así, suben por encima de lo normal y lo lógico es que este efecto produzca fiebre”

Es cierto que nos queda un largo camino, un camino en el que, crucemos los dedos, no queremos encontrarnos con la vuelta de esa maldita enfermedad. Pero noticias como esta te hacen que, a pesar de que no se hable, ni se pueda hablar de una evolución de mejora en este proceso hasta que lleguemos al final, cojas aire, lo inhales profundamente y te sientas un poco mejor.

Así que nos fuimos a casa, agotados en todos los sentidos, pero con la sensación de que había recibido un regalo de cumpleaños inesperado difícil de valorar en su medida adecuada.

En resumen: un cumple que empezó bien y acabó mejor.
Por la noche me acordé de nuestros amigos en el campo, y sólo me faltó darles un gran abrazo a todos, de esos que duran más de 4 segundos, y brindar con ellos con un buen Gin-Tonic… Asunto pendiente.

22 respuesta a “Regalo sorpresa”

  1. Me alegro de la buena noticia y de que ese pequeño susto haya terminado en un final tan feliz.

    Ayer también fue mi cumpleaños (y el de mi hermana gemela jeje que también sigue el blog), ¿cuántos cayeron? jajaja a nosotras 20 :P.

    Un beso a toda la familia y que todo siga igual o mejor

  2. Qué gran forma de recibir la fiebre de súperGuz! Un regalo, sí señor. Cualquiera no sabría verlo y valorarlo como tal…
    Pero familia, ¡es que vosotros sois la leche!

    Un abrazo muy fuerte, ¡y que cumplas muchos más!

  3. Muchas felicidades! y doblemente. Por tus años y por esos casi 9000 neutrófilos que se lo merecen también.

    A nosotros nos pillaron dos navidades, la boda de mi hermana (10 minutos antes de salir hacia la iglesia) y todavía recuerdo mi 38 cumpleaños ingresados de madrugada con ola de calor incluida.

    Un abrazo muy grande, me alegro que todo marche como tiene que hacerlo.

  4. me alegro muchísimo, empezar bien y acabar mejor es un cumpleaños estupendo, Bravo por Guzmán!! y ya habrá más ocasiones para acabar de celebrarlo.
    Por cierto, al principio entendí 29… años (juas)

    Felicidades!!!!

  5. cachis en el explorer!!!! no sé si te lo ha enviado para la aprobación. Un abrazo!

    Bien pensado, menudo regalo de neutrófilos. Fue un poco raro, celebrar tu cumpleaños sin que estuvieses, pero al mismo tiempo, como dices, son "gajes del oficio" que hay que aceptar, y qué capacidad tenéis para aceptar y sonreir ante la adversidad (ese coche a punto de rematar la faena… menos mal que arrancó). Ese gin tonic tiene una pinta de miedo.

    Un abrazo!!!

  6. Bienvenidos esos 8500 y que sigan ahi… mi prima con 15 años lleva un año luchando tambien.. la vida es lucha pero tambien son regalos sorpresa no? un saludo y buen viaje de la vida.Un beso para guzman sin virus y con mucho amor.

  7. Muchas felicidades, Jose. Menudo regalo que te hizo guzmán tan especial, eh? Ja, ja … Seguro que el año que viene todos nos acordamos de esta fiebra con una sonrisa en la cara.
    Muchos besos, hoy solo para tí Jose, que te lo mereces

  8. Iñaki: pero si tiene 1.500 está de lujo, no?

    Jose: está de lujo por estar en su situación. Tu tienes 3.000…

    silencio.

    Corte a: 8.500!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Esté si que ha sido un día más, un día menos.

  9. Pues sí, nosotros también lo hemos dejado pendiente y os echamos de menos…. Y que sepas que unos cuantos se tomaron gin-tonic a tu salud, con hielos "robados" incluidos….
    Espero que Guzmán ya esté mejor de su laringitis.
    Y no te escapas de celebrar tu cumple por segunda vez.
    Besos para los cuatro y uno especial para Guzmán.

  10. Que alegría más grande. Menudo regalo de cumpleaños. Es que Guzmán no es un niño normal, por eso no te ha echo un dibujo y ya esta… jajajja
    Un abrazo de 4 segundos para los 4 y para la abuela Pilar

  11. Fue un verdadero gustazo poder disfrutar del buen rollo y la buena energía que el fin de semana radiaba el grupete de personas que nos juntamos. Todos compartíamos unas ganas enormes de celebrar todo lo que nos ha unido a esta muy querida familia, en el día del cumple de Jose.

    Y todos nos contagiamos del subidón de felicidad que recibimos desde el manos libres del coche de Maite y Fernando al oir las buenas noticias sobre el funcionamiento de la médula de Guzmán.

    Así que, aunque distantes muchos kilómetros, os sentimos muy presentes y muy unidos a vosotros en todo momento, y así cerramos una celebración muy mágica en un sitio también mágico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *