Pulso

Se trata de un pulso entre la fatalidad y la esperanza.

Entre la oscuridad y la luz.
Un pulso entre el que corre y huye y el que camina y busca.
Entre el rojo y el azul.
Entre las puertas que se cierran y las ventanas que se abren.
Entre la soledad y la amistad.
Entre el miedo de que un hijo se muera y la fe de amarrarlo a la vida.
Un pulso que por definición necesita de dos contrarios para existir.
Y del que sé que va a ser mi compañero de viaje largo tiempo.
Un pulso que no sé si conseguirá que mis músculos se agarroten o se endurezcan.
Un pulso del que temo olvidarme, despistarme y perder conciencia de su presencia.
Muchas veces al día, mucha gente me pregunta cómo estoy; y esté del lado que esté el brazo, más vencedor o más vencido, así es como estoy todos los días, echando un pulso conmigo y mis demonios.
Hoy por fin hemos ingresado para el ciclo de metotrexate, probablemente hasta el sábado que viene. Y sí, lo celebramos, positivos, esperanzados y contentos, mientras sabemos que tenemos que convivir hoy mañana y pasado con temores, miedos e incertidumbres.

11 respuesta a “Pulso”

  1. Bien, avanzando. Otro día más habéis ganado el pulso 🙂 Un beso enorme a los cuatro.

    Jose, me ha encantado ver que estarás como Héroe Social en la Casa Encendida para hablar de este maravilloso blog. Qué pena no estar en Madrid para ir a escucharte. Seguro que serás "iluminador" para muchos.

  2. Mucho ánimo. Seguro que esta semana de hospital ayudará a mover un buen poco a ese pulso para derrotar a la enfermedad. Y, cada día que pasa queda menos para llegar al final feliz que todos deseamos.
    Besos a todos

  3. Mañana ya es hoy!!!! Hoy puede ser un gran día!!! DURO CON EL!!!!!
    aquí nos quedamos en la retaguardia ayudando en lo que podamos a ganar ese pulso con el reiky, la meditación, el manto y los kilos de amor que os mandamos todos los días. HOy puede ser un gran día y mañana también!

  4. Gracias a Eva por su comentario, me he sentido muy correspondida, porque os tenemos todo el día en nuestra cabeza. He deducido que Guzmán no puede ir al cumple, pero Si quiere ir Martina nosotros la recogemos.
    ¿Cuando vas a la casa encendida? Es un lugar mágico y lleno de arte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *