La capa azul

La semana pasada estuve hablando sobre todo esto con Elena, la dire del cole de Martina y Guzmán, y aparte de transmitirme mucha calma de cara a cómo llevarlo con Martina, me regaló una imagen muy poderosa que me acompaña desde entonces cada noche cuando me voy a la cama. «Si haceis meditación», me dijo, «visualizad a Guzmán arropándole con una gran capa azul radiante y luminosa». De hecho la imagen me transmió tanta fuerza que a un par de amigos que hacen meditación les pedí el favor de que también lo hicieran.

Un par de dias después, Eva me contó que varias compañeras suyas de la universidad, cuando recibieron la noticia le dijeron: «Rezaré para que la Virgen lo arrope en su manto azul y lo proteja.»

Cuando me lo contó entendí el poder de la capa azul, el poder divino que tiene, o el significado aprenhendido que ha adquirido en nuestras cabezas. Que cada cual se quede con la lectura que quiera.

Me subo a la cama, a imaginarme cómo el edredón con el que me cubro se transforma en esa gran capa azul que en su caída arropa a nuestro cachorro, a nuestra valiente hija, a mi grandiosa Eva y a mi. Y cómo los cuatro nos quedamos abrazados juntos durmiendo en calma. Seguros. Felices.
Buenas noches. Mañana vuelve la quimio. Mañana será un buen día.

7 respuesta a “La capa azul”

  1. Acabo de conocer el blog por un compañero del foro de Canonistas.

    Desde aquí quiero daros la mayor de las energías para seguir adelante, dar a Guzmán toda la fuerza para que siga luchando y deciros que desde hoy y cada día estaréis en mis oraciones.

    Mucho ánimo y un abrazo tan fuerte que no puede expresarse tan solo con palabras…

  2. Jose, muchas gracias por compartir con nosotros todas estas emociones. Nos ayuda a sentirnos aún más cerca.
    Sois un ejemplo para nosotros. Todo el amor y la buena energía que desprendéis seguro que le ayuda a Guzmán a seguir siendo el niño más feliz del mundo y, como dices, a conseguir lo que sólo consigue uno entre 100000.
    Un beso enorme.

  3. No tengo palabras, Jose. Pienso tantas veces en vosotros cada día… Yo estoy convencido, creo firmemente que Guzmán va a salir adelante, y vosotros con él. Ya lo sabes, pero te lo digo otra vez. Os quiero mucho. Sois inmensos.
    Iñaki.

  4. Hola Jose,
    desde que mi madre me contó que a Guzmán le habían diagnosticado leucemia se me saltan las lágrimas sólo pensar en él, en Eva, en Martina, en tí. Desde que Ceci me envió tu mensaje y la dirección de tu blog se me saltan las lágrimas cada vez que te leo. Desde lo más profundo de mi corazón os envío mucho amor, ilusión y esperanza, y espero que aunque sea desde tan lejos pueda unirse a ese círculo de energía positiva que habéis creado y arropa a vuestro pequeño guerrero. Una vela brilla en la Catedral de Notre Dame por Guzmán, frente a la Virgen con el manto azul, y cuidaré que siga brillando hasta que se recupere del todo y vuelva a casa. Todas las noches, cuando le doy el beso de buenas noches a Léa, le pido a su ángel de la guarda que cuide también de Guzmán.
    Un beso muy fuerte, un abrazo y mucho ánimo también de parte de Jérome,
    Elena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *