Close
IMG_1869

Tras el esfuerzo increíble en #abostonconmitre y #Objetivo52, impulsados por Cristina Mitre, la I Beca Mujeres Que Corren Unoentrecienmil para demostrar los beneficios del ejercicio físico en la recuperación de un proceso oncológico en edad infantil es una realidad.

La popular periodista y conferenciante, fundadora de Mujeres Que Corren, el mayor movimiento de running femenino en España, logró recaudar 10.000 euros con la iniciativa #abostonconmitre apoyada por corredores anónimos que decidieron dotar de un sentido a sus kilómetros recorridos y la plataforma de crowdfunding www.objetivo52.com ha sido un éxito.

Buscábamos el ambicioso reto de completar la financiación de los 62.000 euros de este innovador estudio liderado por Alejandro Lucía y el apoyo ha sido extraordinario. No tenemos palabras suficientes de agradecimiento. La plataforma de crowdfunding ha superado los 32.000 euros, los productos solidarios de Mujeres que Corren como la Pulsera solidaria, la Mochila Solidaria y la Camiseta MQC han sido unos auténticos ‘bestsellers’ que nos han ayudado mucho en la recaudación y hemos contado con un espaldarazo importantísimo de empresas solidarias.
Ahora toca hacer el recuento final, cerrar las últimas aportaciones personales y de empresa y confiamos que en breve podamos anunciar una inmejorable noticia que llevamos persiguiendo desde hace meses contagiados por la energía positiva de Cris Mitre: el lanzamiento oficial de la I Beca Mujeres Que Corren Unoentrecienmil.


Así será el proyecto I Beca Mujeres Que Corren Unoentrecienmil

“Buscamos realizar el mejor estudio integrador de cáncer infantil demostrando que el ejercicio mejora el sistema inmune”, explica Alejandro Lucía, reputado científico ganador del Premio Nacional de Investigación de Medicina del Deporte 2016 que dirigirá el estudio junto al doctor Manuel Ramirez Orellana, experto en investigación en oncología pediátrica del Hospital Niño Jesús.

“Nosotros, como otros investigadores hemos encontrado resultados preliminares que sugieren que el ejercicio realizado por niños con cáncer, incluso en las fases más agresivas del tratamiento o durante el mismo proceso de trasplante de precursores hematopoyéticos, puede ser beneficioso para su sistema inmune. Sin duda este hecho merece un estudio más profundo puesto que el sistema inmune representa nuestro primer sistema de vigilancia y defensa contra tumores. Así, en este proyecto nos proponemos estudiar en profundidad como un programa de entrenamiento (incluyendo ejercicios de fuerza y aeróbicos) incide sobre la progresión del tumor (marcadores biológicos) y la respuesta inmune al mismo. Queremos estudiar si el ejercicio, como parece ser el caso en algunos tumores adultos, ayuda no sólo a soportar mejor el deterioro funcional asociado al cáncer infantil, que ya de por sí es algo de gran importancia, sino que ayuda, aunque sea solo en parte, a curar esta enfermedad. Esto añadiría aún más fuerza a la necesidad de incorporar esta herramienta, el ejercicio físico, como terapia coadyuvante en el tratamiento integral del cáncer infantil”, explica Alejandro Lucía.

Go top