Close
IMG_1869

La I Beca Mujeres Que Corren Unoentrecienmil está a punto de ser realidad gracias al increíble empuje y apoyo social. Tras el esfuerzo de #abostonconmitre y #objetivo52, un grupo de investigadores españoles liderados por Alejandro Lucía, premio Nacional de Investigación de Medicina del Deporte 2016, estudiará durante los dos próximos años los beneficios de la práctica del deporte en la recuperación de un proceso oncológico infantil.
“Queremos realizar el mejor estudio integrador de cáncer infantil demostrando que el ejercicio mejora el sistema inmune”, apunta Alejandro Lucía al explicar el proyecto de investigación.
Cada año se diagnostican en España más de 1.400 nuevos casos de cáncer infantil, las estadísticas reflejan que un 20% de los diagnosticados no lo superan y este estudio que se desarrollará en el Hospital Universitario Niño Jesus demostrará cómo la actividad física puede ayudar a curar mejor el cáncer pediátrico.
A modo de resumen, Alejandro Lucía, da unas pinceladas del proyecto de investigación total que lidera junto a Carmen Fuiza y Manuel Ramírez Orellana: “Hemos encontrado resultados preliminares que sugieren que el ejercicio realizado por niños con cáncer, incluso en las fases más agresivas del tratamiento o durante el mismo proceso de trasplante de precursores hematopoyéticos, puede ser beneficioso para su sistema inmune. Sin duda este hecho merece un estudio más profundo puesto que el sistema inmune representa nuestro primer sistema de vigilancia y defensa contra tumores. Así, en este proyecto nos proponemos estudiar en profundidad como un programa de entrenamiento (incluyendo ejercicios de fuerza y aeróbicos) incide sobre la progresión del tumor (marcadores biológicos) y la respuesta inmune al mismo. Queremos estudiar si el ejercicio, como parece ser el caso en algunos tumores adultos, ayuda no sólo a soportar mejor el deterioro funcional asociado al cáncer infantil, que ya de por sí es algo de gran importancia, sino que ayuda, aunque sea solo en parte, a curar esta enfermedad. Esto añadiría aún más fuerza a la necesidad de incorporar esta herramienta, el ejercicio físico, como terapia coadyuvante en el tratamiento integral del cáncer infantil”.

Go top

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies