Close

Sonó el teléfono de Unoentrecienmil. Al otro lado estaba Tristán. Quería asegurarse de que había creado correctamente el reto solidario ‘Desafío Islas Cíes, Todos con Kike: travesía a nado de 10km en aguas abiertas’ y que al final de su aventura el dinero recaudado iba a parar a la fundación para seguir impulsando proyectos de investigación de leucemia infantil. Se había fijado la cifra de 5.000€ para intentar aportar su granito de arena y lo empezó a mover entre sus amigos. La ola de solidaridad hizo que se llegara casi a la línea de meta en apenas 3 días y aunque Tristan no quería protagonismo alguno sí queríamos poder contar su historia y la gran motivación que hay detrás de este reto: un crack llamado Kike que además de ser un crack jugando al hockey hierba transmite fuerza, energía y valentía pese a que el partido que ahora le toca jugar sea algo más difícil.

Antes de las brazadas solidarias del próximo 25 de agosto durante cerca de cuatro horas y media desde la playa de Rodas en las Islas Cíes, hablamos con Tristán y nos emociona.

¿Cómo se te ocurre esta aventura?

La verdad es que no lo sé es una secuencia de acontecimientos. Este año he cumplido 45 años y me pareció un buen momento para marcarme un objetivo deportivo que me obligara a entrenar y mantenerme en forma y así desconectar también de largos días de trabajo que sabía se avecinaban este año. Hace años que pasamos parte de las vacaciones en Galicia, muy cerca de Vigo y nos encantan las Islas Cíes. Tengo algún amigo que ya hizo esta travesía a nado y dije por qué no, ese puede ser un buen objetivo para mi, intentar nadar 10KM en aguas abiertas. Toda una experiencia. Mis hermanos y yo hemos heredado la afición a la natación  desde pequeños, sobre todo de mi madre a la que le encantaba nadar y el mar. Siempre pensé que de alguna forma también lo hacía pensando en ella. Hace ya 6 años que nos acompaña cada día desde el cielo. Durante los últimos 10 meses he estado entrenando y nadando en piscina aunque menos de lo que me gustaría, con la ayuda de mi entrenador y con la paciencia de mi mujer e hijos. Hasta hace muy poco la mayor parte del objetivo estaba conseguido porque había hecho deporte y me encuentro mejor que nunca. La prueba era sólo el final, había que tirarse al agua y en función del día, llegar hasta donde no tuviera que sufrir. No me importaba demasiado acabar y si eran 3, 5 o 6 los kmts en el agua, pues hasta esa distancia y nada más. Todo este año hemos compartido con Kike y su familia un montón de entrenamientos y partidos de Hockey de nuestros hijos. Son una familia increíble, personas de las que te apetece estar cerca porque transmiten alegría y buen rollo. Kike es un fenómeno y un baluarte en el equipo, destaca por su garra y es un buenísimo jugador. Cuando volvieron los problemas y lo compartieron con nosotros, todo el equipo ha sido una piña y tal y como son, nos han dado una lección de cómo afrontar, este sí, un verdadero reto. Por cierto Kike juega igual de bien o incluso mejor, con la misma fuerza, ilusión y valentía este partido que le ha puesto la vida y que a nadie le gustaría jugar. Es un 10.

Por eso y con el simple objetivo de poder ayudar, apoyar o acompañarles o en fin no lo sé… Hablé con Enrique padre y le comenté la iniciativa, ellos han sido siempre muy discretos y no sabía si querrían hacerlo. Él me sugirió la vía y la Fundación Unoentrecienmil y aquí estamos, con la ilusión de poder colaborar y con algo más de presión por acabar aunque como dice mi mujer no dejaré de escuchar a mi cuerpo ese día.

¿Cuál es el objetivo que te marcas al inicio de esta aventura?

Recaudar lo máximo posible, dedicárselo a Kike y su familia y decirles una vez más que aquí estamos a su lado y para lo que necesiten.

No es un reto fácil, ¿Cómo es la preparación? ¿De dónde sacas la fuerza y motivación?

Si piensas en el reto por el que está pasando Kike esto es un trámite. La preparación ha sido la mejor que he podido y aunque probablemente insuficiente, nunca he nadado más de 4.000m., seguro que mi madre y Dios me acompañan ese día. Ser creyente es una suerte, da mucha fuerza.

¿Qué mensaje lanzas a la gente para que apoye? A personas y empresas para seguir impulsando proyectos de investigación.

Cualquier contribución por pequeña que sea económica o de difusión es muy importante. Todos podríamos estar en una situación similar y para las personas que viven esta experiencia porque así se la ha traído la vida seguro que es un soplo de aire fresco. A veces hay que parar un minuto y pensar en lo que ocurre, en lo que te rodea, en lo verdaderamente importante.

 

El reto ha tenido una excelente acogida, ¿esperabas algo así?

En tres días casi hemos conseguido el objetivo, estoy un poco abrumado y espero que la ola continúe. Kike y su familia y seguro que otros muchos, lo merecen

¿Que confías conseguir?

Nada especial, lo que me gustaría no está en mis manos y para eso sólo puedo rezar. Me gustaría que Kike se cure.

 

Desde Unoentrecienmil nos quedamos sin palabras de agradecimiento a Tristan por este reto solidario, por sumar a favor de la investigación y por su altruismo. Y a Kike y familia, nuestra más profunda admiración y apoyo. Un gigantesco gracias cargado de abrazos de energía positiva. ¡Nos vemos pronto en los terrenos de juego!

 

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month ye@r *

Go top

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Si usted acepta nuestras cookies pulse aquí. Puede obtener más información, desinstalar las cookies o bien cambiar su configuración en nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies