Close

Este post y su título no son obra mía. Son obra de Juan Rubio. Una increíble persona que nos ha apoyado desde el principio. Se fue a Boston para ser Uno Entre Cien Mil, para correr allí, una vez más, contra la leucemia infantil. Y vivió lo que lamentablemente todos conocéis. Aquí nos deja su relato. Estas son las palabras que en formato de post escribió en el avión de vuelta a Madrid. Un enorme orgullo poder publicarlo en su nombre. Gracias Juan.


149460_10151617883981803_850954762_n
“Medio millón de personas entre familias enteras, decenas de asociaciones de caridad, vecinos anónimos que montan pequeñas carpas en los jardines de sus casas para asistir a los 26.000 runners que acuden a participar en el maratón más antiguo del mundo con vaselina, fruta en trocitos y pelada, agua fría, pasteles recién hechos… miles de estudiantes que salen para conseguir con simpáticos mensajes que han escrito en carteles llamativos la noche anterior que algún corredor pare y les dé un beso para así graduarse seguro ese año, toda una tradición, cientos de voluntarios oficiales atendiendo sin descanso con agua, bebida isotónica, bandas de músicos, bandas de música animando, puestos médicos, bomberos…

Miles de niños que gritan el nombre del runner si lo ha serigrafiado en su camiseta, los mismos que ponen sus manitas para que los corredores se las choquen al pasar alegrándose como si les hubiera chocado el mismo Michael Jordan y, entre todos, suman medio millón de personas.

 

58023_10151617883786803_1995235367_n

 En definitiva, 42.195m de humanidad, de muy buena humanidad, una humanidad atenta, altruista, feliz, expectante por ver pasar a su madre, padre, familiar o corredores totalmente anónimos para gritarles con toda su energía para llenarles de fuerza y ánimo en un perfil duro como es el maratón de Boston.

Pero esta humanidad que se repite en cualquier gran maratón que se celebre en cualquier parte del planeta se agranda, aún más, en las zonas de llegada donde, normalmente, la organización instala tribunas gigantes donde caben aún más cantidad de espectadores, más familias, más niños… pues ahí justo estaba Martin un niño de 8 años y también justo ahí había estado antes un desalmado para arrancarle la vida a Martin, dos adultos más y dejar 140 heridos algunos de ellos en estado crítico.

17930_10151617883861803_279236544_n

Yo que llevaba con ilusión el dorsal 14.651 del proyecto corre de unoentrecienmil.org, que hice fotos al dorsal en la meta el día anterior, que me propuse recorrer con el dorsal los 42 kms del maratón como mi pequeña aportación a la lucha contra la leucemia infantil, que si lo conseguía lo contaría mezclando mi hazaña personal, la de terminar un maratón con la magia de estar ayudando aunque sea con poco a niños con una enfermedad muy seria… pues, de verdad, si os parece el dorsal 14.651 de unoentrecienmil se lo dedicamos a Martin, un niño al que ni siquiera le han dado la oportunidad no ya de luchar, ni siquiera de vivir.

Martin, uno entre medio millón.”

44830_10151622326696803_1594775371_n

Juan Rubio es publicitario Fundador de la agencia Código Visual, pero por encima de eso Juan es Runner y una maravillosa persona.

1 comment

  1. Irene García Reply 23 mayo, 2013 at 11:53 am

    No había leído este post. La verdad es que es increíble el ambiente que se puede vivir un día de esos, y también es increíble que gente desalmada tenga en mente sólo dañar y matar.
    Menos mal que hay gente cómo él…uno entre cien mil.
    Irene

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *

Go top